Mi teoría sobre la Identidad del Diseño en México

Fotografía original propiedad de Designaholic

Actualmente en México estamos viviendo una etapa emocionante en el  mundo del diseño. Sucesos que yo consideré imposibles hace poco más de cinco años  se revelan diariamente en las páginas de revistas y en pequeños tweets de 140 caracteres. Sólo para comenzar, la semana pasada se inauguró el primer showroom de Pirwi  en Alejandro Dumas 124 en  Polanco y el primer museo en México dedicado a coleccionar, conservar, exhibir y difundir diversas expresiones del diseño y de la comunicación  MODO  (Museo Objeto Del Objeto) está próximo a inaugurarse.

¿Qué importancia tienen éstas dos inauguraciones? Pirwi por ejemplo, se diferencia de otras empresas de diseño por su  modelo de negocios,  en vez de vender únicamente  piezas de diseñadores consolidados (como sus fundadores  Emiliano Castro y Emiliano Godoy, o para el caso únicamente piezas de los fundadores) funciona también como una manufacturadora para otros diseñadores. Dentro del nuevo showroom se pueden encontrar piezas del colectivo NEL, Hector Esrawe, Cecilia de la barra y desde mi punto de vista lo más importante, también se fabrican piezas de jóvenes promesas del diseño mexicano. Pirwi viene a ser como una versión pequeñita de Vitra en México y amplía los servicios que  despachos de diseño como  STUDIO ROCA ofrecen actualmente.   MODO por el otro lado, comenzará a llenar un espacio que el Museo Franz Mayer sólo pudo completar gracias a exposiciones temporales, y refleja la mentalidad que actualmente (y espero no equivocarme) veo permearse en México.  Ana Elena Mallet menciona en su artículo Diseño: Prospectivas para los siguientes 200 años publicado en la versión digital de la  revista TOMO que con todo y los rezagos industriales que existen en el país aunado a  la incumplida promesa de volvernos un país primermundista  “Aún así y ante este panorama, surge una nueva generación de diseñadores en el país que, consciente de las carencias y los fallidos procesos históricos, ha encontrado nuevos nichos de oportunidad. Si los países desarrollados están viviendo un renacimiento de los valores tradicionales del diseño, una revolución de ideales y valores, procurando volver la mirada a los procesos y materiales locales, a lo hecho a mano y al comercio justo, México se está concientizando de sus carencias y retrasos y sacando de ellos todo el provecho posible. “[1]

No es mi intención hablar sobre las políticas públicas que afectan el desarrollo del diseño en México, la falta de apoyos o la subestimación que se tiene del diseño dentro de las empresas, mi objetivo aquí es resaltar otro tema importante, dentro de éste incipiente proceso de reconocimiento al diseño en México creo que es necesario abordar el tema de la identidad del mismo.

Si poco a poco vamos dando pasos para alcanzar una cultura de diseño respetable y queremos entender al diseño no solamente como objetos, casas y/o artículos de lujo sino como un catalizador de desarrollo económico hay que recordar que los países que sí lo lograron tienen todos, sin excepción una personalidad o identidad que los diferencia del resto. Es decir, es absolutamente necesario destacar y resaltar  a nivel mundial si se aspira a ser un país competitivo en cuanto a diseño, debemos lograr un Diseño Mexicano. Creo que sobra decir que hacer grecas estilo maya no es el camino y tratar de revivir la época en que el Nacionalismo se imponía e impactaba no me parece tampoco la manera. Mientras que el diseño italiano es irónico, excéntrico, ruidoso, el nórdico se identifica como orgánico(inspirado en la naturaleza) y al mismo tiempo funcional, el diseño alemán se reconoce por combinar complejidad y tecnología de manera funcional en formas sencilla, mientras que el japonés por su innovación tecnológica combinada con una estética tradicional y minimalista, el diseño mexicano no se puede describir así, en al menos dos adjetivos.

Todos los intentos de encontrar una identidad del diseño mexicano van más o menos de la misma manera, por ejemplo el  Diseñador  Gráfico Carlos González  Manjarrez, en una entrevista a el Universal publicada el 31 de diciembre del 2002 titulada El diseño mexicano carece de identidad declara que países como Japón, Polonia, Dinamarca, Croacia y China son “naciones que en su diseño tienen muy arraigada su ideología y tradiciones. Su nivel de experimentación y de solución gráfica hace que sean vanguardia porque no pierden su pasado, lo llevan al futuro”[2] y en su conferencia “En Búsqueda de la Identidad del Diseño Gráfico Mexicano`”[3] expone su metodología para encontrarla, a través de entrevistas a diseñadores gráficos y no diseñadores los cuestiona sobre 4 palabras clave Identidad, Diseño Gráfico, México y símbolos. Plantea las siguientes preguntas ¿Qué significa ser mexicano para ti? ¿Qué sientes que nos hace diferentes como mexicanos? ¿Si México fuera una imagen cuál sería? ¿Que sería un punto mexicano? ¿Que sería una línea mexicana?¿Que sería una forma mexicana? ¿De qué color sería esa forma mexicana? ¿Qué texturas tienen tu forma mexicana? ¿En dónde encuentras tus formas mexicanas? Concluye que “ La identidad del mexicano se encuentra en su nacionalismo e identidad cultural propia, unido a lo sentimental (…)Lo que sentimos que nos une como mexicanos son la cultura y la familia; además de los deseos de cambio, el futbol y la Guadalupana también nos unen (…)Nuestra paleta de colores de estas formas serían como los de nuestra bandera y multicolores, con predominio a los colores cálidos y con un poco de gris.”  Estos resultados son a mi parecer pobres, no se logra realmente identificar cuál es el camino a seguir para una identidad propia, más bien se logra enumerar todos los clichés que tenemos como país y en realidad sólo se está redundando en el tema del Nacionalismo que como ya mencioné antes, es un camino que funcionó hace décadas y no creo que vaya a resultar ahora.  Al pensar que la identidad de diseño de otras naciones está solamente basada en ideología y tradiciones del pasado reinterpretadas para el presente es tocar el tema de manera superficial. Las identidades de diseño de éstos países no se formaron pensando que iban a revivir símbolos de su pasado cultural sino que incluyen una filosofía ya sea visual o constructiva, una personalidad propia que se formó a la par de su propio proceso de industrialización y avance tecnológico.  La identidad nacional del diseño en el extranjero tiene que ver también con sus procesos de producción,  con la personalidad que tiene la toda la cultura del país , cuando digo que el diseño  nórdico se identifica como orgánico(inspirado en la naturaleza) y al mismo tiempo funcional no sólo se está hablando de una estética, sino de una relación que tienen en esos países con el medio que les rodea, su diseño habla de su relación como sociedad con el medio ambiente y la estética orgánica se vuelve un resultado. En  México siempre parecemos querer ir al revés, de alguna manera encajar  todo el colorido y simbología nacional dentro de una personalidad que yo creo, nunca lograremos identificar si tomamos éste camino.

¿No recuerda la gente el famosísimo ingenio mexicano? Ése que logró consolidar a México como ensambladora en el extranjero de Volkswagen, pues en épocas anteriores a la globalización era difícil encontrar a técnicos que pudieran comprender planos en otro idioma (y en otro sistema de representación gráfica)  También el reemplazo de partes mecánicas inservibles tardaba demasiado debido a los tiempos de entrega de los entonces servicios de transporte internacional, y mientras que otros países paralizaban la producción debido a éstos detalles , México fue el único capaz de sobrellevarlos debido a su capacidad de adaptación y soluciones ingeniosas.  Yo lo veo diariamente en los talleres de diseño Industrial de mi escuela, en dónde a falta de recursos o maquinaria se improvisan  impensables aparatos, herramientas y complementos para terminar una tarea. En realidad no es el único rasgo que nos define, pero creo que se debe empezar por ahí, por recordar qué nos hace únicos en el diseño y qué relación queremos con él para poder representarla dignamente.


[2] Nota El diseño mexicano carece de identidad publicada por El Universal el 31 de diciembre del 2002

6 Comments

Filed under Reflexiones sobre diseño

6 responses to “Mi teoría sobre la Identidad del Diseño en México

  1. Me gustaria saber por qué diariamente hay de 2 a 4 búsquedas de este post con las palabras pirwi wiki ?

  2. Pingback: Gracias a Echar Un Remiendu | Living Sofia

  3. Pingback: Libro de diseño: The New Artisans de Olivier Dupon | Living Sofia

  4. César

    Muy al respecto a la intención de tu escrito es mi línea de investigación. Te dejo un artículo, también espero tu comentario.
    Saludos.

    http://www.interiorgrafico.com/edicion/decimo-quinta-edicion-octubre-2015/los-obstaculos-de-la-autenticidad-en-la-practica-del-diseno-industrial-en-mexico

    • Hola César, me gustó muchīsimo tu articulo. Realmente un muy buen tema y bastante bien abordado. Te puedo comentar que después de varios años, revisitando este tema, ya siendo una profesionista y no una recién egresada,los comentarios de Villoro se me hacen extremadamente al punto. La realidad económica de México y nuestro contexto social hacen de esto una tarea titánica desde el punto de vista académico. Comercial, no tanto. El méxicano tiene gustos bien específicos, muy marcados en su identidad, una que tal vez no nos enorgullece tanto y como bien anotas en tu articulo, tiene más que ver con un complejo de país en desarrollo ( conquistado) y menos con una verdadera identificación formal. Esto a veces es difícil de entender como diseñador pues implica muchísimas cuestiones que van más allá de la preferencia estética, pero lo pondre asi: entre más dinero y tiempo libre, más fácil concentrarse en cuestiones estéticas; Entre más dinero y tiempo libre, más oportunidad de concentrarte en ti mismo y no en otros; Entre más dinero y tiempo libre, más fácil desarrollar un gusto y placer propio(personalidad) pues no hay que preocuparse por llenar horas de trabajo o alimentar una familia muy grande.

      Mi punto es, muchas respuestas a la condicionante de la identidad del diseño en México se encuentran más en las personas que lo consumen y no necesariamente en sus diseñadores Mexicanos (ellos también inmersos en la realidad Mexicana). Voltear la mirada hacia el usuario es a mi parecer el camino más apto y la razón por la cual un diseñador inconsciente o conscientemente decide adoptar lo que el imaginario cultural Mexicano prefiere (la copia Europea). Eso es lo que te puedo decir por experiencia.

      Muchas gravias por tu comentario y el articulo, mucha suerte con tu investigación y trabajo!

  5. César

    Es necesario, desde la etapa formativa de los diseñadores industriales, el esclarecimiento del concepto de identidad y su equiparación con las características culturales de las regiones, pero sobre todo con miras hacia la diferenciación de los productos con un argumento justificado, lo cual ha de traducirse como un factor de valor mercadológico.

    Sin embargo, tanto en la formación de los diseñadores industriales como en el ejercicio profesional, se tienen un panorama muy diferente al llevar a cabo una aplicación de elementos de la cultura local, al generar objetos carentes de balance estético y cargados excesivamente de recursos simbólicos pertenecientes a etapas históricas arbitrarios que la mayoría de las veces recae en el periodo prehispánico. Es así que desde la formación de los diseñadores industriales se mantiene una corta serie de referentes que fungen como reflejo preciso de “lo mexicano”.

    Tal práctica es común en ejercicios académicos de tipo proyectual y escasamente se cuenta con criterios claros de evaluación para tales incursiones, y por consecuencia, son supervisados de manera superficial y regidos en su desarrollo y evaluación por juicios provenientes de la intuición de los involucrados, en el mejor delos casos, pues tales circunstancias, esta práctica es, en su mayoría dejada de lado en la vida profesional de los diseñadores.

    Todo ello constituye una percepción de la identidad que se integra de las notas representativas en el ámbito cultural de un carácter regional en el diseño y resulta indispensable la descripción de los elementos que componen a esa identidad bajo la categoría de análisis de la identidad cultural, con la intención de develar los elementos teóricos y lo percibidos en el quehacer del diseño que envuelven a dichas notas representativas.

    Entretanto, se requiere además, por un lado, detectar los elementos que integran la identidad percibida que los diseñadores reconocen como representantes de “lo mexicano” llevando esto además, a un ejercicio comparativo ante otros estilos de diseño consolidados y sus notas que han fungido como representantes, analizando las características que le otorgan fuerza identitaria, dado que algunos elementos que no se filtran hasta el objeto producido.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s